"Las ideas duran poco. Hay que hacer algo con ellas"
D. Santiago Ramón y Cajal

domingo, 22 de marzo de 2009

FRACTALES EN LA NATURALEZA

Sergio Niño me envía un interesantísimo blog sobre la armonía fractal en Doñana y las marismas que contiene imágenes fantásticas sobre estructuras fractales en la naturaleza.
La geometría fractal, propuesta por Mandelbrot a mediados del siglo pasado, permite describir las estructuras presentes en la Naturaleza, cosa que la geometría euclidiana no puede hacer ya que en la Naturaleza no suelen darse cuadrados, triángulos o pirámides. En este blog, además de contemplar las magníficas imágenes que contiene, se puede leer acerca de las características principales de la geometría fractal.
Lo interesante para la Biología y la Fisiología es que muchas de nuestras estucturas anatómicas también son fractales: el arbol bronquial, el sistema circulatorio, las redes neuronales, ... y eso nos permite asumir que, al igual que las estructuras fractales de la Naturaleza están generadas por dinámicas caóticas, los procesos biológicos que tienen lugar a través de estructuras fractales estén regidos por dinámicas no lineales.

domingo, 15 de marzo de 2009

jueves, 12 de marzo de 2009

UNA EXPERIENCIA DE PRESCRIPCIÓN DE ACTIVIDAD FÍSICA

El CAMD ha editado un libro que recoge la experiencia piloto realizada en el Municipio de La Algaba (Sevilla) prescribiendo ejercicio físico a pacientes sedentarios con enfermedades crónicas.

Puede accederse al texto completo en el catálogo de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte.

¿PRODUCEN LOS NIÑOS MENOS LACTATO QUE LOS ADULTOS?

Hemos discutido en muchas ocasiones la falta de sentido (fisiológico y biológico) que tiene la idea de que los niños posean un sistema anaeróbico "inmaduro" que necesite adquirir su plena funcionalidad a lo largo del crecimiento. Esta idea ha calado durante años y ha justificado los repetidos hallazgos de cifras de lactato menores en los niños que en los adultos al realizar determinado tipo de pruebas (generalmente el test de Wingate). Hemos sostenido desde hace tiempo (y sobre esto trató la Tesis Doctoral de Laura Guerrero) que estas diferencias no tienen una explicación lógica y que podrían estar más en relación con el tipo de trabajo realizado, con la forma de analizar e interpretar los resultados, con la masa musculartotal y/o con una cinética diferente en el manejo del lactato.


Recientemente ha aparecido un artículo de Beneke, Hütler y Leithäuser (Eur J Apl Physiol, 2009. 105:257-263) que apoya esta idea y lo hace desde un punto de vista elegante e interesante. Beneke et al estudian a 11 niños y 11 adolescentes durante un test incremental en cicloergómetro tomando muestras para medir la concentración de lactato sanguíeo (BLC) y midiendo por calorimetría indirecta la tasa relativa de oxidación de grasas (reFAO) y carbohidratos (relCHO). Con estos datos analizan relCHO como una función de BLC a través de la constante kel:

relCHO = 100 / (1 + kcl / BLC2).

En la figura puede verse cómo entre niños y adolescentes solo hay diferencias en los valores de lactato a la máxima intensidad de ejercicio, cuando ya la utilización relativa de CHO se ha saturado sin diferencia entre unos y otros.

En este punto, a altas intensidades de ejercicio, el equilibrio bidereccional entre piruvato y lactato se rompe en favor de este último para obtener niveles de NAD(+) capaces de mantener funcionando la poducción de piruvato, ya que se necesita NAD(+) para convertir el gliceralgehido 3P en piruvato y no hay otra fuente relevante de NAD(+) en el citoplasma. Una menor producción de lactato implicaría menos niveles de NAD(+), menor producción de piruvato y, por tanto, no solo una reducción de la glucolisis ¡sino tambien de la oxidación de CHO! Ante esta especie de paradoja, Beneke sugiere que estos valores máximos de BLC mas bajos en niños se deberían a otros factores, entre los que habría que considerar las diferencias en la masa muscular y en el espacio de distribución del lactato (J Appl Physiol 2005, 99:499-504 y J Appl Physiol 2007, 101:671-677).

martes, 3 de marzo de 2009

¿CUANDO ES POSITIVO UN TEST DE METACOLINA?

Los criterios de positividad en una prueba de provocación con metacolina están perfectamente definidos en España y se recogen en la guía de la SEPAR (Sociedada Española de Neumología y Cirugía Torácica) para la realización de pruebas de provocación bronquial inespecífica.
Estos criterios califican la hiperrespuesta como ligera (PC20 entre 8 y 2 mg/ml), moderada (PC20 entre 0,25 y 2 mg/ml) o grave (PC20 menor de 0,25 mg/ml). En lo que se refiere al deporte, la normativa antidopaje del CSD acepta estos criterios y considera positivo el test con una PD20 inferior a 8 mg/ml.
La normativa internacional (WADA y CIO) se basa, sin embargo, en los criterios de la American Thoracic Society (ATS) y establece el nivel de positividad en una PD20 inferior a 4 mg/ml.
Pero repasemos los criterios de la ATS a ver si tiene sentido esta discrepancia entre las dos sociedades científicas.

Esta figura muestra cómo para la ATS el test de metacolina lo que hace es aportar mayor probabilidad al diagnóstico previo que SIEMPRE ES CLÍNICO. Así, cuanto mas baja sea la probabilidad de certeza del diagnóstico previo, mayor será el valor de la PD20 exigible para mejorar el dicho diagnóstico. En cualquier caso, una PD20 inferior a 8 mg/ml siempre supone una mejora en la probabilidad del diagnóstico; por tanto, parece que no existe la supuesta discrepancia entre sociedades (como podría hacernos pensar la normativa WADA) como tampoco existe un nivel de positividad fijado por la ATS, ya que poner el límite en 4 mg/ml es tan arbitrario como ponerlo en 2 o en 3. En mi opinión, la clave de todo está en el diagnóstico previo de asma y en considerar al test de metacolina como una prueba diagnóstica más. Y esto abre algunas reflexiones muy interesantes. Por ejemplo, cuando un deportista acude a nuestro Centro para un test de metacolina ya viene diagnósticado por su neumólogo o alergólogo; nosotros no diagnosticamos, sólo nos limitamos a realizar el test de metacolina para poder tramitar una AUT. Supongamos que un deportista viene con un diagnóstico de asma con una certeza del 100% por las pruebas previas (hemograma, IgE, pruebas in vitro, tests cutáneos,...). En este caso, según las normas de la ATS, ni siquiera haría falta un test de metacolina, pero en todo caso, cualquier PD20 inferior a 16 mg/ml confirmaría el diagnóstico. Por tanto, ¿como puede la WADA a seguir exigiendo mucho mas a un deportista asmático que al resto de la población, limitando así sus posibilidades de tratamiento? Pero, sobre todo, ¿como se atreve a hacerlo invocando de forma intencionadamente incorrecta una guía clínica internacional como la de la American Thoracic Society? Me satisface enormemente que en España podamos dar ejemplo de cordura en este terreno.

NUEVO LIBRO EN VARIABILIDAD DE LA FRECUENCIA CARDIACA

Hace ya un año que emprendimos la tarea de la formación reglada en español en el campo de la Variabilidad de la Frecuencia Cardiaca en un mu...